jueves, 16 de abril de 2009

5 - Por los pelos

Aquí encontrarás el índice de esta fenomenal serie. Te recomiendo que empieces por el principio, como es lógico.

- Lo siento por quemarte, cariño. Ahora acabo de llamar a un amigo: en cinco minutos nos vendrá a ver. ¿Te apetece mientras tanto un café? - me preguntaba Jimmy Love al final del capítulo anterior -.

- Nunca le hago ascos a un café, pero en este momento voy a hacer una excepción. – contesté - Sin embargo, a una cervecita no te diría que no... en otra ocasión, pero ahora mismo no me apetece. Un agua del grifo por el contrario no me la suelo beber, así que si tienes alguna otra cosa te estaría agradecido en caso de que no me hubieses quemado las orejas, lo cual hace que por mucho que me ofrezcas te odie igualmente.

- ¡Pero cariño, si te he dicho que te he quemado sin querer! Jo, lo que menos quería era hacerte enfadar, de verdad, pero es que este Benito me ha liado. – contestó Jimmy con cara de mosquita muerta -.

- ¿Cómo? – exclamé sin poder evitar poner cara de gilipollas - ¿has llamado a Benito Camelas Pelotas?.

Recordé la paliza recibida por Benito días atrás, así como su amenaza:

- Espero que cuando estés en el hospital te acuerdes de leer El maravilloso mundo de las mariposas, porque si no ya sabes lo que te espera otra vez ¡Tengo una familia de hamsters que alimentar, maldito pisapapeles! – había gritado Benito tras introducir mi cabeza entre los radios de la rueda de la bicicleta de montaña de su tío de Guadalajara. –

Como todos sabéis había decidido no volver a suscribirme a la revista, así que cuando Jimmy dijo haberle llamado me asustó mucho más la idea de que viniese Benito a visitarme con sus ansias de venganza como regalo, que que quien lo hiciera fuera un negro homosexual amigo de Jimmy.

- ¿Cómo? ¿has llamado a Benito Camelas Pelotas? – repetí la misma frase sin importarme carecer de originalidad en un momento tan crítico -.

- No, no, nooo..... bueno... sí, un poco sí que lo he llamado. Pero no lo entiendo: ¿por qué te pones así?. – Su rostro de sincera sorpresa infundió en mi una esperanza -.

- Jimmy – contesté con cara de terror – ... Benito me quiere matar.

En aquel momento creo recordar que sonó un trueno que después iluminó la habitación dando un toque si cabe más terrorífico a la escena.


- Oye, ¿te has dado cuenta de que primero ha sonado el trueno y después se ha iluminado la habitación? – pregunté sin poder dejar de lado una ocasión para hacerme el listillo -.

- A decir verdad, lo que pasa es que me he tirado un pedo mientras apagaba la luz y la volvía a encender al ver que nos quedábamos a oscuras.

- Joder, Jimmy, qué cerdo. Y mi abuelo que siempre decía que los maricones cagaban jabón...

- Extraño Desconocido, perdóname. Yo no quiero que te maten, jolines. A mí Benito me dijo que era tu amigo y que quería darte una sorpresa cuando salieses del hospital, por eso me pidió que si te veía te atase de pies y manos y le avisase lo antes posible. Por suerte tenemos algo de tiempo antes de que venga: me ha dicho por teléfono que se estaba depilando las ingles y que en cuanto acabase venía.

- ¿Que se estaba depilando las ingles?

- Sí, a lo brasileño.

- ¿Pero tú de qué conoces a Benito?

- ¡Jijiji! Pues mira, cariño, te cuento: resulta que un verano hace unos tres o siete años estaba yo de fiesta por Ibiza con mis dos amigos La Loli y La Juani cuando de repente...

- Mira, ¿sabes qué?, creo que prefiero no saberlo. Benito va a llegar en cualquier momento y me gustaría poder escapar antes de que lo haga.

- Pues claro, cariño, ahora mismo te desato. Solamente tengo que recordar la combinación, un momento. – cerró los ojos y llevó sus dos dedos índices al labio inferior, en un gesto de meditación propio de Anthony Blake -.

- ¡Pero qué mierda de combinación ni qué ocho cuartos en vinagre balsámico! Desátame de una vez, Jimmy. – grité en un arrebato de nerviosismo -.

- Uy, perdón, me he vuelto a liar, pensaba que te había atado con el candado de la bici en lugar de con el cinturón sadomaso.

Jimmy liberó mi brazo izquierdo, después el derecho y por último el cuello. Me incorporé aliviado lentamente y, tras despedirme de Jimmy con un cálido apretón de manos, me dirigí a la puerta todavía con el peine atascado en mi pelambrera.

Estaría a unos dos pasos de mi libertad cuando una sombra apareció en el cristal que me separaba de ella e hizo sonar la puerta con la brusquedad propia de un repartidor de revistas y/o butano: TOC. Una único toc, pero contundente de narices.

Me abalancé hacia un lado e instintivamente me oculté tras el perchero mientras Jimmy, tras lanzarme una mirada de complicidad, abría la puerta. No sería fácil escapar mientras el peluquero distraía a Benito llevándole hacia el lavacabezas, pensé.

- Hola, Jimmy – saludó Benito con voz ronca y pausada, de las que siempre tienen los malos – llévame al Extraño Desconocido, por favor.

- Claro, Benito, está ahí mismo escondido detrás del perchero, no tiene pérdida.

- ¿Pero tú eres tonto, Jimmy? – exclamé sorprendido de que alguien pudiese ser tan imbécil – ¡Pensé que ibas a distraer a Benito para que pudiese escapar!

Benito pareció no escucharme y simplemente fijó sus ojos en mí, enrojecidos de ira y también seguramente de no dormir mucho, todo hay que decirlo. Asustado por la situación, miré a mi alrededor y cogí lo primero que encontré: el perchero. Utilizándolo cual abuelo un bastón, lo alcé por su base y le asesté un golpe a Benito en la cabeza haciéndole caer hacia atrás, por suerte para él encima de una montaña de pelos de señora. Aquel acertado movimiento me otorgó unos segundos de ventaja, los cuales aproveché para salir a toda velocidad de la peluquería y avisar a un policía que casualmente pasaba por ahí en aquel momento. Por suerte el policía reaccionó rápido y arrestó a Benito por intento de asesinato (puede que exagerase un poco la historia, pero era por mi seguridad, entendedlo).

- Uf, me he librado por poco – le comenté a Jimmy una vez nos volvimos a quedar solos -. Parece ser que la gente guay en el fondo tiene suerte. En fin, ahora puedes acabar de cortarme el pelo, ¿no? Mira, me cortas por aquí un poco, por esta zona rapado al tres, por aquí arriba me gustarían unas mechas rubias, no sé si me entiendes, que quede bastante guay...

Capítulo siguiente

29 comentarios:

X dijo...

Pero hombre, ¿cómo se te ocurre volver después de la traición?

El extraño desconocido dijo...

mas que nada por no quedarme con el peine en la cabeza... y por ver como arrestaban a Benito.

Superpatata dijo...

Ves tú, al final te vas a hacer amigo de Jimmy Love.... A ver si consigue dejarte con un peinado guay, guay, ya nos contarás.
Un saludo.

X dijo...

Cuidado cuando te ofrezca fijador, avisado estás. :D

peibol dijo...

XD Tardas mucho en relatar tus vivencias como Don guay...¡queremos más!

Julio dijo...

Hola! Soy Julio, de La ciudad de un billón de sueños, y te devuelvo la visita -a mi entrada de Pau Gasol-. ;D

Me ha gustado esta entrada, no he leído la historia desde el principio pero lo haré!! Me ha despertado la curiosidad.

Tengo que comentarte que también dirijo una revista literaria, poesiamas.net, y que aunque seguro que con publicar en tu blog ya te vale, pues si un día te apetece registrarte y publicar -es gratuito - y compartir con otros escritores tus textos, etc., pues serás bienvenido.

Un abrazo y seguiré visitandote -y siempre cumplo en esto-. El blog está muy currado, ¡enhorabuena!

Julio.

xenia dijo...

Madre mía!! Y yo que te había comprado un arsenal de vaselina!!! xDD me alegro de que hayas salido ileso de esta historia, ahora solo falta saber como te va a dejar el pelo jajaja.

Besos Guays!! ^_^!!

Delfin dijo...

Esta historia me hace recordar a mi amigo Jimmy y por vivir varios años en España, tengo unda duda si volviste con Jimmy es ademas de tener el peine en la cabeza es para ver si pasaba algo con el...???

adriana rey dijo...

Lo de las mechitas rubias me ha gustado! te digo Don Guay... estás tentando al diablo.
Muy bueno extraño, espero que siga pronto!

El extraño desconocido dijo...

Superpatata: :D os contaré, eso lo puedes dar por seguro.

X: mmm... quedaría muy tonto decir que no lo he pillado?

Peibol: siempre me propongo no tardar tanto, pero a veces la inspiración se va a buscar tabaco y vuelve a las dos semanas (si es que vuelve).

Julio: se agradece la visita, hombre! Te recomiendo que la leas desde el principio, entre otras cosas porque la he escrito yo. :-D

Xenia: bueno, todavía no he salido ileso de la historia, que conste.

Delfín: jajaja, pues tu amigo Jimmy debía ser como para darle de comer aparte, macho. Creo que volví por lo del peine en la cabeza, además de por darle un par de patadas a Benito mientras lo arrestaban.

Adriana: lo de las mechitas rubias estaba de moda por aquel entonces, qué le vamos a hacer!

Saludos VArios a todos

El extraño desconocido dijo...

A mis cultos lectores os digo, tengo una duda que me consume. Al principio había escrito lo siguiente:

"me asustó mucho más la idea de que viniese Benito a visitarme con sus ansias de venganza como regalo, que que el que lo hiciera fuera un negro homosexual amigo de Jimmy."

pero la construcción "que que el que" me pareció muy de cabrón. Sin embargo me quedo con la duda: sería correcto haberlo escrito así???????

ranascalvas dijo...

"lo que menos quería era hacerte enfadar, de verdad, pero es que este Benito me ha liado"

De repente, mis neuronas han empezado a conectarse (lo juro!!) y como una luz...
Benito, ¿qué Benito? No será Benito Cármelas??qué sinvivir el camino del Guay, me tienes en vilo con cada capítulo

JuanRa Diablo dijo...

"me asustó mucho más la idea de que viniese Benito a visitarme con sus ansias de venganza como regalo, que el que lo hiciera fuera un negro homosexual amigo de Jimmy."
Creo que sólo sobra un que y ya está bien. Y digo creo porque ahora lo leo y ya no se... Lo mejor sería darle un giro para no repetir.

La verdad es que elemento sorpresa ha habido porque no me esparaba para nada que volviera a aparecer en escena el pesao del Camelas. Yo te veía ya violado sin contemplaciones.
El Jimmy me cae mal, así que espero que le hagas una putadita después de que te peine.

Más, más... XD

El extraño desconocido dijo...

Ranascalvas: efectivamente, era Benito Camelas Pelotas, pero eso se puede leer en el texto. Te has dormido a mitad o qué? jejeje

JuanRa: no me convence nada, creo que si quitas el "que", la frase pierde el sentido. Me alegra haberte sorprendido, porque pensé que la historia me había quedado bastante previsible

(!) hombre perplejo dijo...

Querido Extraño: plantéate incorporar al relato a W.T. Flywheel. Me da que se encontraría de lo más cómodo...


(Pretende ser un cumplido)

Yopopolin dijo...

ay, ya echaba yo de menos las vivencias varias de don guay!!
jajaja

saludetes!!!

X dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
X dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
X dijo...

Oh, EED aka Don Guay, creo que yo soy la luz que andabas pidiendo, lamento mi retraso pero paso a contestarte con toda mi sapiencia en materias lingüísticas (o, más concretamente, castellanísticas), que no es menor que mi ego.

Había escrito algo bastante complicado, que incluía el proceso sintáctico, sustituciones de subordinadas por expresiones mínimas comodín (como "algo", "eso", "Juan", "el feo"), pero creo que iba a liarlo más así que contestaré a modo de resumen:



Si "la idea de" engloba ambos términos de la comparación, esto es, que viniese Benito a visitarme con sus ansias de venganza como regalo (1) y que el que lo hiciera fuera un negro homosexual amigo de Jimmy (2) faltaría un segundo "la de" (con elisión de "idea") que enlazara ambos, es decir:

"me asustó mucho más la idea de (1) que la (idea) de (2)"

Mecanismo con el cual, además, se elimina la cacofonía del que+que, porque quedaría:

"me asustó mucho más la idea de que viniese Benito a visitarme con sus ansias de venganza como regalo que la de que el que lo hiciera fuera un negro homosexual amigo de Jimmy"

Otra maniobra adicional sería la simple sustitución de "el que" por "quien", ya que te refieres a una persona, que además es lo aconsejable, esto es:

"me asustó mucho más la idea de que viniese Benito a visitarme con sus ansias de venganza como regalo que la de que quien lo hiciera fuera un negro homosexual amigo de Jimmy"

Y así quedaría perfecto.



En cualquier caso lo anterior son recursos para evitar complicaciones. Si se es honesto con la intención con que se escribió, lo que hay que hacer es encontrar el problema, no ponerle solución, por increíble que parezca. Y el problema viene cuando ese "la idea de" inicial NO engloba ambos términos de la comparación, sino que forma ya parte del primero, o lo que es lo mismo, que (1) no sería que viniese Benito a visitarme con sus ansias de venganza como regalo sino la idea de que viniese Benito a visitarme con sus ansias de venganza como regalo, con lo que ya no sería posible utilizar un segundo "la idea de" ("la de") y la comparación tipo sería sencillamente "me asustó mucho más (1) que (2)". De todos modos, y esto es lo que verdaderamente va a contestar a tu pregunta, nótese que toda comparación de superioridad es del tipo "más...que", y que por tanto el primero de los dos "que" es el de la fórmula comparativa y el siguiente es el "que" que introduce una subordinada. Sin embargo, por evitar juntar esos dos "que", se tiene a eliminar uno, quedando una construcción a simple vista agramatical pero probablemente (más) correcta.

Y bueno, después de escribir todo mi comentario (que me ha llevado cerca de una hora xD) he releído el post original y he visto que ya incluías el "quien" por el "el que", pero en el que has mantenido el "que que", con lo que definitivamente creo que no entiendo lo que preguntabas. xD No sé, cambiar el "quien" por el "el que", como hiciste y aconsejaba, no deja de ser un mero pulimento estilístico, pero si la construcción "que que el que" te parecía muy de cabrón tendría que ser siempre por el "que que" (1 y 2) y no por el "que el que" (2, 3 y 4), que al fin y al cabo no deja de ser correcto, si bien no preferible a "que quien".

Conclusión:
- si "la idea de" engloba tanto a (1) como a (2): "me asustó mucho más la idea de que viniese Benito a visitarme con sus ansias de venganza como regalo que la de que quien lo hiciera fuera un negro homosexual amigo de Jimmy"
- si "la idea de" NO engloba a (2) por ser ya parte inicial de (1): "me asustó mucho más la idea de que viniese Benito a visitarme con sus ansias de venganza como regalo que quien lo hiciera fuera un negro homosexual amigo de Jimmy"

Joder, espero que lo leas al menos. xDDD

El extraño desconocido dijo...

Perplejo: no lo conocía, y efectivamente como un pedazo de cumplido, gracias!

Yopo: siempre intento escribir más a menudo, pero por una u otra razón no lo consigo.

X: Da gusto tener lectores así, de verdad! Menuda currada te has pegado, macho. Te contesto a continuación, que lo tuyo es caso aparte

El extraño desconocido dijo...

Empezando por el final, te diré que lo que me parecía de cabrón es la construccion "que que el que", por eso acabé cambiándola por "que que quien", puesto que no se me ocurrió solución para los dos "que" seguidos, y dentro de lo malo escribí lo menos malo.

"La idea de" formaba parte evidentemente de los dos terminos de la oración, puesto que la visita del negro era también una idea y no un hecho. Según lo anterior sería correcto "que la de que quien lo hiciera...", lo cual ya es una corrección significante a lo que yo había escrito.

En cuanto a lo que propones en caso de pertenecer "la idea de" únicamente a la primera oración: "me asustó mucho más la idea de que viniese Benito a visitarme con sus ansias de venganza como regalo que quien lo hiciera fuera un negro homosexual amigo de Jimmy"... en este caso me parece no tener sentido al haber eliminado el segundo "que" simplemente porque sí.

Espero que se me entienda

El extraño desconocido dijo...

OTRA COSA: ME ENCANTA RECIBIR CUALQUIER CRÍTICA O CORRECCIÓN A LO QUE ESCRIBO, QUE AL FIN Y AL CABO ES COMO SE APRENDE.

Muchísimas gracias X!!!!

X dijo...

Ya, como dije a simple vista es agramatical porque el sentido común nos impele en un primer momento a poner el "que" de la comparativa y a continuación el "que" de la subordinada, sin embargo, y confieso no conocer si hay una norma oficial para esto, nunca se lo verás escrito a alguien que verdaderamente entienda de esto.
Por otro lado, piensa que el "que" que encabeza las subordinadas sustantivas (como es el caso de "que quien lo hiciera fuera un negro homosexual amigo de Jimmy") no tiene ninguna función sintáctica, por lo que eliminarlo no supone en el fondo ninguna diferencia, aunque sintamos que falta algo. Y congratúlate de notarlo, pues la mayoría ni se daría cuenta de que se ha suprimido un que por motivos mayores. :P

De nada, hombre. ;-)

Cris dijo...

Uy que por los pelos me lo pierdo... y eso, no hubiera sido nada guay!! Bueno, bueno, mechitas, amistades ahí con el Jimmy... ummmm No se si decirte que se me están poniendo los pelos de punta o callarme, ja ja.

Siento no haber pasado antes, estoy pelín dispersa ultimamente!! Me lo haré mirar!!
besos extraño ¿sigues sin jugar al facebook, no?

Hasta pronto!!!!!

xenia dijo...

Don Guay y señor X... para todo y digo... TODO, TODO, sois tan "perfeccionistas" ?? Joder es que me lo ponéis a huevo, coño!! jajajaja.

Que listos son mis chicos!! ole ole ole xDD.

Európides dijo...

¡¡ Enhorabuena !!!

Te informo que has resultado ser uno de los ganadores en el I CONCURSO YENODEBLOG http://concursoyenodeblogs.blogspot.com/ en la categoría... PREMIO BLOG HUMORÍSTICO

Te deseamos que sigas teniendo éxitos y que esta distinción te anime a seguir en la linea de deleitar a tus lectores y amigos con tus artículos.

Un cordial saludo del equipo de Yenodeblog.

El extraño desconocido dijo...

Menuda sorpresa Európides! Muchísimas gracias, de verdad. Estos premios son los que a uno le animan para dejar de trabajar y ponerse a escribir posts como un loco!

Saludos y pásate de vez en cuando por el blog, que los viernes regalamos caipirinha.

xenia dijo...

¡¡¡Nominado!!! Pásate por mi blog ;)

Silvia Beatriz dijo...

Felicitaciones por tu premio en YENODEBLOG!